La guerra de mi tío Benino

Tendría ocho años, no más, cuando llegó el mes de junio y con él la liberación de ir a la escuela por las tardes. Don Gabriel nos despedía al mediodía. ¡Qué alegría! ¡Podría irme a segar con mi tío! “Ten cuidado hijo, no vayas a verter la comida. Procura que no se ladeen las alforjas….

Continuar leyendo

El viaje a Ítaca sigue…

Puesta de sol en Sidi Kacem (Tánger). / Foto J. Mayordomo Si miro a la izquierda, veo el árbol vestido con flores de oro y la mimosa desnuda, sin su capa amarilla. El calor aprieta ahí fuera, pero aquí, en mi santuario, tengo la temperatura ideal. Justo al lado de la mimosa, el pino y…

Continuar leyendo

¡Ay, mi teléfono!

Lo que me ocurrió cuando me quedé sin teléfono. / Foto J. Mayordomo En vísperas de irme de este país, un descuido por mi parte ha propiciado que un niño de “la calle” me robara el teléfono. Descubro su falta una hora más tarde, cuando ya he vuelto a casa. Pienso en lo ocurrido y…

Continuar leyendo

Y Benitu, aquel hijo bastardo

En uno de mis primeros viajes a Asturias, durante una de esas reuniones que a veces se celebran entre amigos en una sidrería, alguien contó una anécdota que me hizo mucha gracia y no he olvidado. “Es una historia real”, dijo el narrador, que aseguró haberla vivido. Ahora, con motivo del óbito de Sebastián Palomo…

Continuar leyendo

La novia, guapa y sencilla

La novia tenía mucho que mejorar, aunque no era fea. Si acaso, deslucía en ella el sutil cuerno de carnero que poseía por nariz, que la afeaba un poco y que, según por donde le llegase la luz, hacía sombra a aquel vello –una especie de campo de alfalfa rebrotado–, que refulgía verdoso marrón, tirando…

Continuar leyendo