Los peatones piden alas

Alas, no para volar, sino, sencillamente, para caminar, es lo que queremos los peatones que paseamos por Sevilla y por otras ciudades de España. Porque en cuanto se pongan manos a la obra los hosteleros y empiecen a colocar mesas y sillas en dónde les dé la gana, al amparo de que “hay que mantener…

Seguir leyendo

Impresiones de un virus que habla

¡Hola! Permítanme que me presente. Soy un virus de esos que no tienen nombre.  De los que dan la lata en invierno y poco más. Seguro que esta situación les suena: –¿Qué te pasa Avelino…? Te noto raro… –Habré cogido un virus, mujer… No me siento muy bien hoy… Pero se me pasará pronto –le…

Seguir leyendo

A uno le da por pensar…

¡Qué extraña paradoja! En tiempos de la libertad más encendida, del vuelo sin fronteras, del instante para que el gesto dé la vuelta al mundo… Aquí estamos las aves más inteligentes de la tierra encerradas en las jaulas, esperando pacientemente que el oráculo decida nuestro destino. No me negaréis que esta guerra universal se corresponde…

Seguir leyendo

Todos queremos mimos

Llama una señora a la radio y dice que “nadie se acuerda de los empleados de banca. ¡Con lo que está trabajando esa gente!” Y otra: “Y mi niña, ahí, tras el mostrador. Pido un aplauso para los que están en las tiendas”. Una más: “los repartidores, pobrecitos. ¿Qué hay de los repartidores, es que…

Seguir leyendo

España y la evolución de la especie

Frente a la confusión, la inquina, o imponer “mi” razón… solo cabe pedir evolución. Si no evolucionan, los seres humanos se oxidan y mueren. O se estancan como los residuos orgánicos que apestan en las cloacas; se vuelven resentidos; vengativos incluso. Al aferrarse al pasado, los espíritus se tornan huraños y, a la puerta de…

Seguir leyendo

El Señor de las Cabras, aventura en el Zurraque

Fue llegar allí, a la explanada de Los Álamos, y esponjársenos el alma. Sonreíamos contentos ante el día luminoso que teníamos por delante. Nos calzamos bien las botas, pertrechamos cinturón, ropa de abrigo y mochila, tomamos los bastones y allá nos fuimos ufanos en pos de la misteriosa escarihuela que nos subiese más arriba, hasta…

Seguir leyendo

La seducción de hacer pozas

El invierno se presentó de improviso: rachas de viento, primeras heladas y nubes enormes más negras que el carbón. Mi padre fue a Viti al mercado, y además de aceitunas y un kilo de sardinas, a mí me compró unas botas de goma. Aquella misma noche abrimos la caja al lado del fuego. Estaba expectante….

Seguir leyendo