Puesta de sol en Perniculás

Cuando el horizonte se enciende como ayer, y veo a esas encinas centenarias enraizadas y firmes, asomadas al espectáculo que les ofrece el horizonte, me asalta un profundo temor de que alguien pueda arrebatarnos tanta belleza. Y, sin embargo, el peligro existe. Porque una multinacional australiana, Bekerley, avezada especuladora con recursos mineros, seduciendo con el…

Seguir leyendo

Quizá me compre un tractor

Me interesaban más los libros que el arado; más los sueños que me transportaban a la Isla del Tesoro o a las Minas del Rey Salomón, que regar y cavar berzas, apacentar las vacas, ir a echarle de comer a los marranos al Vasito o cuidar de la boyada en el rastrojo del verano mientras…

Seguir leyendo

Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo

Cuando estuve ante el manantial en el que Arquímides realizó las pruebas para explicar aquello de “todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje hacia arriba, en vertical, igual al peso del fluido que desaloja”, sentí tal emoción que nunca olvidaré el momento. Hay imágenes que se graban en la mente y permanecen ahí,…

Seguir leyendo

Los peatones piden alas

Alas, no para volar, sino, sencillamente, para caminar, es lo que queremos los peatones que paseamos por Sevilla y por otras ciudades de España. Porque en cuanto se pongan manos a la obra los hosteleros y empiecen a colocar mesas y sillas en dónde les dé la gana, al amparo de que “hay que mantener…

Seguir leyendo

Impresiones de un virus que habla

¡Hola! Permítanme que me presente. Soy un virus de esos que no tienen nombre.  De los que dan la lata en invierno y poco más. Seguro que esta situación les suena: –¿Qué te pasa Avelino…? Te noto raro… –Habré cogido un virus, mujer… No me siento muy bien hoy… Pero se me pasará pronto –le…

Seguir leyendo

A uno le da por pensar…

¡Qué extraña paradoja! En tiempos de la libertad más encendida, del vuelo sin fronteras, del instante para que el gesto dé la vuelta al mundo… Aquí estamos las aves más inteligentes de la tierra encerradas en las jaulas, esperando pacientemente que el oráculo decida nuestro destino. No me negaréis que esta guerra universal se corresponde…

Seguir leyendo

Todos queremos mimos

Llama una señora a la radio y dice que “nadie se acuerda de los empleados de banca. ¡Con lo que está trabajando esa gente!” Y otra: “Y mi niña, ahí, tras el mostrador. Pido un aplauso para los que están en las tiendas”. Una más: “los repartidores, pobrecitos. ¿Qué hay de los repartidores, es que…

Seguir leyendo