Volver al ‘Puntal de la Raya’ invita a volar

Mafalda amaneció esa mañana inspirada y se echó a volar. “Detrás del miedo está el mundo”, se dijo mientras saludaba a las nubes, abría los brazos, alegre, y, con sus manos de muñeca sabihonda, palmeó de felicidad. Y así, sin darse cuenta, alcanzó las alturas y recorrió la Tierra. La frase, leída en su día…

Seguir leyendo

Emulando a la marmota en una ciudad romana

El día se abre, al fin. Un sol radiante nos envuelve mientras el bosque se bebe la niebla dando paso al cielo azul. Por el camino nos acompaña el campo verde; lienzos amarillos pintados con jaramagos y flores blancas jalonan aquí y allá los perfiles de los cerros y ensenadas. El encinar anda encendido en…

Seguir leyendo

Aventura en el laberinto de la Sierra de la Espuela

¡Míralos! ¡Míralos ahí…! Ahí están encaramados… Oteando como pájaros desde lo alto de las rocas, escudriñando el manto verde; esa impenetrable sombra arbórea… Son como las águilas: a ver si se abre un claro y se muestra la señal de un ser viviente, algo que les pueda orientar; algún camino para poder avanzar… La mancha…

Seguir leyendo

El Señor de las Cabras, aventura en el Zurraque

Fue llegar allí, a la explanada de Los Álamos, y esponjársenos el alma. Sonreíamos contentos ante el día luminoso que teníamos por delante. Nos calzamos bien las botas, pertrechamos cinturón, ropa de abrigo y mochila, tomamos los bastones y allá nos fuimos ufanos en pos de la misteriosa escarihuela que nos subiese más arriba, hasta…

Seguir leyendo

Por los caminos de Marruecos

Día 1. Regreso al pasado Mientras el mundo gira, acompaño a un grupo de amigos a que conozcan Marruecos. Les llevaré hasta el sur. Allá, en los arenales infinitos, en ese desierto de horizontes que se pierden en la lejanía de las nubes recordaré otra tierra, la tierra de mi infancia: Perniculás. Ese lugar donde,…

Seguir leyendo

En el corazón de las Alpujarras,
un viaje en el tiempo

Vista general de la Alpujarra granadina en el barranco del río Trevélez./ Foto Joaquín Mayordomo Mirábamos al cielo y este se encendía. A cada segundo que pasaba, cien estrellas más. Hasta que la noche desplegó sus alas y todo fue un campo de luz centelleante: millones de pequeñas luminarias nos mantenían hipnotizados, provocando nuestro asombro……

Seguir leyendo