Los peatones piden alas

Alas, no para volar, sino, sencillamente, para caminar, es lo que queremos los peatones que paseamos por Sevilla y por otras ciudades de España. Porque en cuanto se pongan manos a la obra los hosteleros y empiecen a colocar mesas y sillas en dónde les dé la gana, al amparo de que “hay que mantener…

Seguir leyendo

La conjura de los necios

Muchos recordaréis aquel extraño libro, La conjura de los necios, de John Kennedy Toole, publicado en España en 1982 por la editorial Anagrama, en el que su protagonista, Ignatius J. Reilley, un ser inadaptado y anacrónico, sueña con retroceder al modo de vida medieval. Pues igual le ocurre a Francisco Bellón, presidente de Berkeley Minera…

Seguir leyendo

Inocentes del Conde, el pueblo feliz

En el pueblo de Inocentes del Conde la gente vivía feliz haciendo camisas. La fábrica que un día montara el alcalde, don Salustiano del Campo y Ribera, Conde de Yeltes, con la ayuda de las fuerzas vivas del pueblo y de otros financieros amigos, marchaba viento en popa. Lógicamente, en la comarca no había paro….

Seguir leyendo

Impresiones de un virus que habla

¡Hola! Permítanme que me presente. Soy un virus de esos que no tienen nombre.  De los que dan la lata en invierno y poco más. Seguro que esta situación les suena: –¿Qué te pasa Avelino…? Te noto raro… –Habré cogido un virus, mujer… No me siento muy bien hoy… Pero se me pasará pronto –le…

Seguir leyendo

A uno le da por pensar…

¡Qué extraña paradoja! En tiempos de la libertad más encendida, del vuelo sin fronteras, del instante para que el gesto dé la vuelta al mundo… Aquí estamos las aves más inteligentes de la tierra encerradas en las jaulas, esperando pacientemente que el oráculo decida nuestro destino. No me negaréis que esta guerra universal se corresponde…

Seguir leyendo

Todos queremos mimos

Llama una señora a la radio y dice que “nadie se acuerda de los empleados de banca. ¡Con lo que está trabajando esa gente!” Y otra: “Y mi niña, ahí, tras el mostrador. Pido un aplauso para los que están en las tiendas”. Una más: “los repartidores, pobrecitos. ¿Qué hay de los repartidores, es que…

Seguir leyendo