Una pausa en la batalla

Mientras llega el resto de la mudanza que salió de Tánger a primeros de julio (anda por Zaragoza, creo) subo, bajo, abro cajas… y escucho campanas. “¡Pues a mí las campanas me gustan!”, oigo decir a mi espalda. “Toma, y a mí. Y también el canto del muecín, que parece que reza un responso mientras…

Continuar leyendo

Lo que le ocurrió al canario

Una charanga recorre las calles de Salamanca. El ritmo frenético y el retumbar de tambores despiertan la curiosidad de la gente. ¿Quiénes son esos “hippyosos”, esos niñatos… que no nos dejan vivir en paz? ¿Por qué hacen tanto ruido? ¿Es que ya no se respeta a las personas decentes? Mire señora, estamos aquí porque a…

Continuar leyendo

Argumentos para vivir mejor

En una escuela de Inle, Myanmar (antigua Birmania)*. / Foto J. Mayordomo. Tengo un amigo que ha escrito un libro, El Centenario (se vende en Amazon por 1 €), en el que un Justiciero (llamémosle así) se lleva por delante a todo quisqui. Desde el Papa que ocupa la prelatura de Roma en ese momento,…

Continuar leyendo

El mundo de los idiotas

Nos preocupamos por ese trozo de tela que llamamos bandera, a la que le damos un valor imaginario que, en la práctica, no nos sirve para nada ni nos aporta valor añadido a la vida; aunque reconozco que a algunos les excita un montón, incluso se dan casos en los que los individuos se vuelven…

Continuar leyendo

Horror en el supermercado

Entro en un gran supermercado de Tánger a comprar una cerveza. No se vende alcohol, está prohibido. Me quedo mirando a las estanterías, perplejo; pienso… ¿Será posible que los humanos seamos tan estúpidos? Me pongo a leer etiquetas y no veo más que veneno condensado en fórmulas “mágicas” e irreconocibles por todas partes. Salvo el…

Continuar leyendo

Reflexión… ¡Para morirse!

  Ni suelo (ni me gusta) revelar intimidades, lo sabéis; pero me acaba de decir un amigo, relacionado con el negocio editorial y la escritura, que tengo muy difícil publicar mi libro de relatos, Hijos del Uranio, porque con mi edad estoy fuera del mercado y no venderé un pimiento. Que ahora quienes venden libros…

Continuar leyendo