¡Bendita ilusión!

 

He ido a caminar al parque de María Luisa a la puesta del sol –por allí andábamos cuatro gatos– y, a la vuelta, curioso y con ganas de recibir algo de calor humano, he decidido mezclarme con mis semejantes después de varios días encerrado en mi cueva. Y he descubierto que, digan lo que digan por la radio, la TV o los periódicos, a la gente le da igual lo del bicho y la manoseada pandemia. Vamos, que el asunto se la refanfinfla. ¡Que riada de gente…!  Como en las tarde de feria en el Real o como cuando se cruzan cien pasos en los momentos más álgidos de la Semana Santa sevillana. ¡No cabíamos…! Gente caminando hacia ninguna parte, en todas las direcciones, alegre y confiada, haciendo rebosar el paseo de la Constitución como si fuera un día de agosto de playa en el mismo Benidorm ¡Qué gentío, mamma mía!

            Y según observaba a tanto humano en su gloria, comprando y comprando, pueblo feliz disfrutando, pensé que el hecho de que Pablo Casado y el Gobierno hayan andado a la greña todo este tiempo de sombras, con la Covid 19 por medio, ha conseguido que los avispados españoles, que somos lo que somos (¡únicos e inmejorables!), nos hayamos creído dos cosas: una, que la vacuna nos libra de la muerte per séculam seculórum y dos, que los jóvenes, aunque se infecten no mueren y pasan la enfermedad más o menos bien.

            Con estos dos “dogmas”, ¿qué importa si el bicho anda suelto y vuelve a cebarse con nosotros?

            Y así resulta que las masas se echan a la calle como he visto esta tarde, como si todo lo que se cuenta por ahí fuera un invento de Pedro. Ya saben, aquel que gritó tantas veces “que viene el lobo, que viene el lobo….” Y que, cuando vino de verdad, no le hicieron caso.

            En fin.

            Pero yo no quería hablarles de esto, sino de que cuando llegué a la altura de la catedral con su torre Giralda de vigía descubrí una cola kilométrica, a la que no pude atribuirle iglesia ni belén que mirar. ¿Para qué será?, me pregunté. Y doscientos metros más adelante hallé el cuerpo del delito: allí estaban los pacientes ciudadanos esperando para atrapar la ilusión escondida detrás de un mostrador en una administración de lotería llamada el Gato Negro, bicho diabólico, la misma encarnación del diablo según los augures, que, paradójicamente, es portador de mala suerte. Qué cosas, verdad, la gente persiguiendo su premios en el hogar de un menino que trae mala suerte.

            Por eso… ¡Anda que ya pueden desgañitarse matemáticos y científicos explicando las cosas! Es frecuente estos días escuchar a racionales cerebros intentando, de todas las formas posibles, hacernos comprender las escasas posibilidades que existen de que el Gordo nos toque. Y que son las mismas, por cierto, si compras tu número en la Puerta del Sol de Madrid, en la archifamosa doña Manolita, en la Bruja Coruja de Tremp o a la lotera de tu barrio que vende un único décimo. Es más, una de esas mujeres matemáticas, Clara Grima, profesora de la Universidad de Sevilla (y a la que da gusto oír y escuchar) explicaba estos días que es necesario tirar de sentido común a la hora de comprar lotería, y dejarse de meigas y supersticiones. Clara decía: “la única lotería que siempre toca de verdad es la que compras en tu barrio, porque aunque a ti no te toque, al lotero y al barrio algo le quedará”. ¡Qué gran idea, verdad!

            Pues ¡hala!, a dejar de hacer colas inútiles y a utilizar el magín. ¡Y no perdáis el tiempo! Qué, como dice el expresidente uruguayo, Pepe Mújica, “el tiempo es lo único que tenemos que sabemos que se acaba y, sin embargo, cuan estúpidamente se gasta”.

Nota.- Este artículo se ha publicado también en eldiario.es (https://www.eldiario.es/andalucia/en-abierto/bendita-ilusion_132_8599179.html)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.