Cumplir años es…

Cumplir años... en Perniculás./ Foto JM
Cumplir años… en Perniculás./ Foto JM

Como escribió Joseph Conrad, la única forma de enfrentarse a un tifón es ir hacia él, meterse dentro y atravesarlo. Algo así es cumplir años. Llega esa fecha, que tú no recuerdas pero que alguien marcó en un calendario, y se monta el barullo… Y… ¡hala, a por otro año!

En mi caso, queridas amigos y amigos, que nunca celebré hasta hace poco esta “tifonada” (si se me permite inventar la palabra), desde que estoy en las redes sociales… ¡No sabéis cómo celebro cada paso de año… o tifón! ¡Por-todo-lo-arto!, que decimos por el sur.

En fin, hay que hacerle honor a estos tiempos.

Pero no voy a extenderme mucho; no deseo liarme con agradecimientos por las palabras que escucho o con el cariño que manifestáis, y que tanto me abruman. Hoy casi me siento como el Papa cuando va en el carricoche saludando a su alrededor, como si estuviera en un baile. Solo quiero que sepáis que vuestros incontables mensajes de apoyo me animan a seguir con mi plan de vivir (¡Vivir) en perfectas condiciones, físicas y mentales, hasta los 120 años… Y a partir de ahí mi deseo es retirarme a un monasterio y esperar a fundirme con la Naturaleza.

Pero hasta entonces, ¡reíros, reíros!, seguiré escribiendo libros como el que acabo de publicar (Hijos del Uranio) o el que tengo ya en marcha. O simplemente Pensando. ¡Porque hay que pensar! Si no pensamos el barullo del mundo nos devora.

Y termino: observo, con preocupación, que uno de los problemas que tiene la gente cuando cumple años es que se para… Y mi lema es “Hay que ir…”

Hay que ir a donde sea… Pero IR.

Gracias por vuestro afecto.

¡Salud!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *