Pensando en Maradona,
retrato de una sociedad embobada

Nadie niega que el genio de la lámpara iluminara a Maradona en su trato con un balón. Maradona fue el mejor. Pero solo eso. Porque, en todo lo demás, este chico de los arrabales bonaerenses ha sido un desastre. Y un mal ejemplo para la humanidad a pesar de la entronización que ahora le hace el machismo pelotudo. Le corea esta sociedad rezumante de violencia y de machismo como si hubiera sido un dios, ¡el dios!, un modelo a imitar, un crisol para nuestros hijos… Que no para nuestras hijas, que, a las mujeres, este samurái de la pelota, no les ha acarreado más que violencia, sufrimiento y disgustos.

La duda está en saber si Maradona ha sido un macho de tomo y lomo per se. O si, esa irresponsabilidad manifiesta que ha mostrado como persona, al menos en lo que a la gestión de sentimientos se refiere (daño a las esposas, hijos, amantes…), se ha debido a que le fallaba alguna conexión neuronal o era porque los machos de la tribu, que le rodeaban y envolvían, le fueron embaucando hasta convertirlo en un ser despreciable, desde el punto de vista emocional, claro, como denuncia con su actitud la futbolista de la foto que ilustra este breve texto.

Ni yo –lo confieso humildemente–, que me considero una persona vigilante con las actitudes machistas y en permanente reeducación en ese intento de revertir comportamientos masculinos que chocan con la igualdad, ni yo, insisto, he podido darme cuenta, abrasado por el ruido de estos días de funeral, de que hay un Maradona futbolista y un ser humano fallido como persona. Imaginémonos las masas… Las masas… Esa marabunta de bípedos conectada las veinticuatro horas del día con ojos y oídos a los voceros-machos vende-sueños, que a lo único que aspiran es a engatusarles, venderles humo y engordar, mientras tanto, sus egos y bolsillos.

Mi más sincera felicitación para Paula Dapena, que se ha atrevido a romper la norma de la cultura dominante, durante ese minuto bochornoso… Y también para todas esas mujeres que, en medio del ruido y la furia, en medio de la absurda pasión despertada por la muerte de Maradona, han sido capaces de separar el grano de la paja y denunciar el comportamiento deleznable de este ídolo inventado, ahora puesto como ejemplo para los seres humanos porque lo único que a los dioses del consumo les interesa es que consumamos como borregos.

Entre tanto, feliz día amigas y amigos. ¡Salud!

_____________________

Fotografía cedida por  Tania Esperón.

11 comentarios Añade el tuyo
    1. Hombre ami el futbol no me gusta , eso no quita que mueve mucho dinero y la gente lo sigue, como en todo esta lo bueno y lo malo. Para mi este hombre no es ejemplo de nada. Saludos joaquin ati y a charo. Cuidaros

  1. Este es reflejo del desastre de sociedad en el q estamos inmersos, menos mal q todavía quedan personas con criterio. Un abrazo Joaquín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.