Nacho, algo huele a podrido en Salamanca

Carta abierta a Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola

Permíteme, “amigo Nacho”, que diría mi padre, que haga mías las palabras que tantas veces le oí pronunciar; permíteme que te tutee y te nombre con el apelativo cariñoso que él te nombraba: “Ha estado por aquí Nacho, a llamar por teléfono”, decía entonces, en aquellos veranos de ardor y sosiego, cuando tú y tu familia pasabais algunas semanas en La Pelejona. Hace muchos años de aquello; muchos años que mi padre ya no te ve en persona, pero todavía hoy, cuando te descubre en la televisión, exclama: “¡Anda! A ése… Nacho… ¡A ése le conozco yo!” Así es como te sigue llamando y te recuerda: “Nacho, sí hombre sí, Nacho… Cuando teníamos el teléfono público en casa venía a llamar con frecuencia. No sé que negocios se traía… Algo de camiones…”, comenta. Luego, en cuanto desapareces de la pantalla te olvida y se pone a mirar por la ventana a sus árboles… Al bosque de encinas.

Mi padre cumplirá 92 años en octubre. Pero todavía está lúcido y, cuando hablamos, le comento el desastre ecológico que va a suponer para la comarca la apertura de la mina de uranio a cielo abierto en Retortillo y Villavieja de Yeltes, ¡tú pueblo, Nacho, tú pueblo! y, como si se le abriese una herida, se le humedecen los ojos.

Y cuando veo correr esa lágrima… se me parte el corazón. Él no puede entender que Berkeley esté arrancando miles de árboles simplemente por la avaricia de tener más dinero.

Bosque de encinas y robles al que afectaría la contaminación de la mina.7 Foto J. Mayordomo

Mi padre no escribe ya, aunque siempre lo hizo. Escribía a su manera… Tengo la imagen perenne de él, por las noches, sentado a la mesa camilla apuntándolo todo en el envés de la hoja de algún calendario, dando fe de su quehacer cotidiano en aquellas libretas que compraba en la Imprenta de Viti.

Pero ahora ya solo mira; mira por la ventana a los tesos, donde el bosque de encinas se pierde en el horizonte. Por eso soy yo quien te escribe, porque él ya no puede. Que si pudiese lo haría y te diría lo mismo que yo… ¡Que el dolor que nos causa tu actitud y la empresa que presides es el mismo, igual de intenso en todos los que amamos esta tierra!

Lo que voy a decirte, ten la seguridad, será lo mismo que el te diría si pudiera escribirte.

El ganado vacuno también será víctima del uranio./ Foto J.M.
El ganado vacuno también será víctima del uranio./ Foto J.M.

Sé que ahora eres uno de los hombres más influyentes de España, comenzaría su alegato mi padre; que presides Iberdrola, una de las compañías eléctricas más importantes de nuestro país; un país en el que los conflictos son tan antiguos que ni siquiera recordamos su origen; un país en el que no acabamos de estar a gusto unos con otros, siempre peleando, siempre queriendo separarnos o irnos, siempre cometiendo injusticias. La última, la que la compañía que presides perpetra y tú corroboras con tu silencio.

Verás, te explico por qué te estás portando mal con tu tierra. Como tú cuando eras pequeño, desde que mis ojos vieron la luz –te aclararía mi padre, si tuviera ocasión de decírtelo personalmente– no he visto más que encinares, besanas, campos inmensos en los que la vida germina al ritmo que le marcan las estaciones. ¡Es nuestra tierra, Nacho! ¡Tu tierra! ¡Y no tenemos otra cosa! ¡Encinas y tierra! La tierra que, siendo aún un niño, labré sosteniendo el arado que apenas podía manejar. Primero con una yunta de vacas, más tarde con bueyes, después con una pareja de mulos y, finalmente, con un tractor. ¡Pero siempre removiendo la tierra, ¡queriéndola!, para que nos honrase con sus frutos.

Luego están las encinas, ¡nuestros bosques de encinas! ¿A cuántas habré subido yo?, se preguntaría mi padre delante de ti, si tuviera ocasión, para intentar conmoverte y, quizá, pedirte que reflexionaras sobre lo que se sufre cuando se oye o se lee –mi padre todavía lee el periódico todos los días– que Berkeley está arrancando decenas de árboles a diario, que serán pronto cientos, miles al final si alguien no le pone remedio a esta barbarie. Ay, amigo Nacho, continuaría contándote mi padre, no sabría decirte a cuántas encinas he desmochado, olivado, aricado, sulfatado también para librarlas de plagas como la de la lagarta. Sí, para mí y para todos los hombres y mujeres que habitamos estos pueblos, Nacho, ¿qué te voy a contar que tú no sepas?, las encinas son nuestros hijos, seres vivos a los que todos hemos cuidado con mimo, pues de ellas recibíamos la vida: bellotas para el ganado, leña para el fuego, madera para la construcción de nuestras casas y cobijos.

Soy viejo, Nacho. Por ahora me siento bien de salud, pero creo que voy a morirme de pena. Y tu empresa algo tiene que ver con esto. A nosotros, labradores viejos de estos pueblos, se nos abren las carnes cuando vemos que en la empresa Iberdrola se pone de acuerdo con quienes perpetran la destrucción de esta tierra, ¡tú tierra, Nacho, tu tierra!

Tengo entendido, además, que la empresa que presides va de la mano con Berkeley en el proyecto minero; esa minera australiana que, si me lo permites decirlo, se comporta como una sanguijuela que ha venido a chuparnos la vida y la sangre.

El cerdo ibérico, una de las joyas de la dehesa salmantina se vería seriamente perjudicado por la acción minera. / Foto J.M.
El cerdo ibérico, una de las joyas de la dehesa salmantina, se vería seriamente perjudicado por la mina de uranio de Retertillo. / Foto J.M.

Al principio, cuando supe, en el 2001, que entrabas a formar parte de la dirección de la compañía Iberdrola –podría contarte mi padre, pero te lo cuento yo, dado que últimamente apenas habla–, pensé que harías algo por los ríos Yeltes y Huebra. “Mira qué bien, ahora regenerarán su cauce, se protegerán los humedales… Seguro que Iberdrola dará alguna ayuda para la protección medioambiental de la zona”, soñamos algunos, creyendo que desde tu posición de privilegio ibas a hacer algo por una comarca que secularmente vive en el olvido. Pero no, en vez de cuidar de esos ríos que te vieron nacer y a los que, seguramente, en alguna ocasión, fuiste a bañarte de niño, en vez de eso, de cuidarlos, te callas y contribuyes con tu silencio a su envenenamiento y posterior destrucción. Porque, ¿quién va a querer acercarse a sus aguas cuando estén contaminadas por minerales pesados o elementos radioactivos? ¡Qué vergüenza! ¿No te crea malestar, amigo Nacho, esto? Supongo que no, que tú estás por encima de todo; por encima del bien y del mal, y que a ti, que se mueran los bosques a causa de la mina de uranio, te da igual. ¡Ay, con lo majo que parecías cuando venías por casa a llamar por teléfono!, se lamentaría ahora mi padre al final de este párrafo, si lo hubiera escrito él.

Todos los días mi padre se acerca, en sus cortos paseos, muy trabajosamente ahora ya, a lo alto del pueblo para ver las encinas. ¡Un encinar que se pierde en el cielo y da gloria verlo! ¿Por qué no intervienes y paráis esta barbarie de la mina? ¿Por qué le hacéis esto a las gentes humildes que jamás se quejaron de nada y que, quizá por eso, ahora les dejais sin árboles, les envenenáis la tierra? ¿No tenéis ya bastante dinero? He oído decir, comenta mi padre que acaba de interrumpir su mutismo, que ganas al año más de 1.000 millones de las antiguas pesetas, ¿cómo se cuenta eso…?

Desde 2012 eres el Presidente del Consejo Social de la Universidad de Salamanca. ¡Ay!, quizá esté aquí el truco que explica el bochornoso silencio de la universidad salmantina en este tema. ¿Por qué esta institución, otrora prestigiosa, ha hecho oídos sordos al problema de la mina? ¿No le corresponde a una institución intelectual como esta, analizar, estudiar, debatir, sobre la realidad de su entorno? ¿Acaso no es importante una mina de uranio a cielo abierto a escasos 70 kilómetros de sus aulas? ¿No tiene nada que decir al respecto? Si es así, ¿para qué necesitamos entonces una Universidad que está muda? Quizá… Recordando a Shakespeare y a su Hamlet, algo huele a podrido en el reino de Salamanca, ¿no? De hecho, en Stop Uranio, la plataforma que lucha contra el gigante Berkeley para evitar el desastre, me cuentan que para hacer un estudio sobre la incidencia de la mina en el río Yeltes, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, su acrónimo en inglés) tuvo que recurrir a científicos de Castilla-La Mancha, porque en la Universidad de Salamanca “nadie estaba dispuesto a meterle el dedo en el ojo a quién de una u otra forma le da de comer”, aventuro yo y corroboraría mi padre si le preguntase pues, como suele decir, “todavía no estoy tonto”. ¿Sospechoso, no? Sí, algo huele a podrido en el reino de Salamanca.

Pero sobre esto mi padre se calla… Él no sabe de fundaciones, patronazgos, compadreo o del nulo espíritu crítico de una Universidad que presume de ser una de las más antiguas depositarias del saber en el mundo. Menudo “saber” el de esta institución, que tiene una mina altamente peligrosa a la puerta de sus aulas y no le preocupa. Que yo sepa, todavía no ha dicho ni mu acerca, por ejemplo, del impacto en la salud de las personas, ambiental, geológico, hídrico, etcétera. ¡Ni siquiera se le conoce un breve comunicado, dándose por enterada de que se va a abrir la mina! Al menos podría haber hablado… aunque fuera para lavarse las manos como Pilatos.

Los humedales del río Yeltes, durante un tercio del año escasos de agua, probablemente desaparecerían./ Foto J.M.
Los humedales del río Yeltes, durante un tercio del año escasos de agua, probablemente desaparecerían./ Foto J.M.

Y voy a ir terminando, querido amigo Nacho. Dime una cosa: ¿no te produce ningún malestar ni desasosiego el saber que el balneario de Retortillo, una institución centenaria, va a tener que cerrar sus puertas en cuanto se abra la mina? ¿Tan insensible te has vuelto?

Quizá la mayor niegue la menor. Porque es ya vox pópuli que Iberdrola va de la mano de Berkeley, ¿verdad?; quizá estéis pensando en hacer ese almacén de residuos radioactivos aquí, en Retortillo, para los residuos de vuestras centrales nucleares. ¿Es esto cierto? El rumor existe… Así se entendería mejor el empeño de Berkeley en abrir una mina a la que solo se le dan diez años de vida, además de no tener la rentabilidad asegurada. Claro que si ese agujero de 5 kilómetros de largo por 1 de ancho y más de un centenar de metros de profundidad que piensan abrir se aprovecha para hacer un cementerio nuclear… ¡Miel sobre hojuelas, verdad! ¡Se matarían dos pájaros de un tiro! Así, sí. Pero no te pongas nervioso, presidente; por el momento son solo rumores, especulaciones.

Y termino como empecé: evocando al apelativo cariñoso de “Nacho”. A ver si así conmuevo al señor presidente de Iberdrola, don Ignacio Sánchez Galán, y consigo que tome partido por una causa noble, ética, digna, justa… como es la de salvar una tierra hermosa, ¡un parque natural!, ¡una reserva ecológica mediterránea difícil de encontrar ya en otra parte! Salvarla de la plaga minera. Nada más.

Aunque solo sea por el futuro de sus hijos y nietos, piénselo, don Ignacio. Olvídese de mí, de mi padre, de tantos y tantos labradores y personas ancianas a las que Berkely desprecia en los pueblos que van a verse afectados; olvídese de nosotros, de los que por viejos se callan y de los que luchamos contra la sinrazón de este proyecto minero, y piense solo en las generaciones futuras. Lo que Usted haga ahora, señor presidente de Iberdrola, será la herencia que les deje.

Y esa herencia no va a ser el dinero que gane, sino la Tierra que cuide. ¡Tu tierra, Nacho!

25 comentarios Añade el tuyo
  1. Yo lo que digo es: ¿ Qué beneficios se obtiene para los ciudadanos de Castilla y León en general y para los charros en particular, al autorizar la Junta de Castilla y León a una empresa extranjera, la DESTRUCCIÓN de nuestra TIERRA CHARRA, ARRANCANDO MÁS DE 30.000 encinas centenarias, para abrir una mina de uranio a cielo abierto, con la unica intención de enriquecerse ” AÚN MÁS “, sabiendo además, que ese MALDITO URANIO, se va a utilizar, para fabricar armamento militar de guerra, osea, de MUERTE, y ese armamento se utilizará para ANIQUILAR SERES HUMANOS, INCLUIDOS NIÑOS INOCENTES CON ANSIAS DE PAZ ?
    Que nos lo expliquen bien, que ” quizás ” llegaremos a entenderlo, pero que nos lo EXPLIQUEN !! YA !!.
    Porque lo único que podrán alegar, es que según dicen, crearán puestos de trabajo. Y todos sabemos que eso es MENTIRA, pues se destruirán muuuuuuuuuuuchos más y echarán por tierra sin ningún escrúpulo, sin ningún miramiento, lo conseguido a lo largo de toda una vida , con gran esfuerzo y sacrificio de nuestros antepasados. En todo caso, sería un ” QUÍTATE TÚ, QUE ME PONGO YO ”
    !! NO A LA MINA DE URANIO !!
    !! SÍ A LA VIDA !!.

  2. Me siento conmovida, mi padre era de Villavieja y presumía de serlo, presumía de su pueblo, de sus campos, de donde trabajo de pequeño, de los huertos de su padre, de ahí lo de huertero, me da mucha pena que sea la avaricia del dinero lo que corrompa esta tierras, desde donde este pensará igual que nosotros, que nos van a envenenar y que nos vamos a quedar sin lo nuestro, el campo, la tierra, los ríos que son para disfrute de todos. Mi enhorabuena a este escritor, que aún siendo una carta ha removido mis raíces. No vivo allí, pero cerca, y me da mucha pena que haya gente que todavía estén a favor por unos miles de euros que van a ganar a cambio de destrucción.

  3. Una pena que un habitante o exhabitante de estas tierras, las degrade o destruya, únicamente por motivos de dinero y sin pensar que esos lugares que va a destruir son la cuna donde nació, creció y vivió.
    El personal de la Universidad de Salamanca no querrá lanzar piedras sobre su propio tejado, pero los alumnos a los que nos enseñan a cuidar el medio ambiente, estamos concienciados del problema que esto supondrá en el futuro y por ello intentaremos pelear todo lo posible para evitar un mal mayor.
    Aquí un alumno de la USAL que luchará activa y pasivamente por la conservación de su tierra y los ecosistemas tan diversos que ella contiene.

    ¡NO A LA MINA, SI A LA VIDA!

  4. Si después de leer su carta , a Nacho no se le remueve la conciencia , no Esperemos que mueva un solo dedo, para parar este crimen, Contra el CAMPO CHARRO y sus gentes . A Nacho, le importa muy nada el CAMPO CHARRO ,ni su pueblo donde se crio, ni sus gentes, a Nacho se le acabo la sensibilidad, desde que empezó a ganar tantísimo dinero,y , recordáis la canción de, todos queremos mas y mas y mas y mucho mas?
    Que gana 1000 millones de las antiguas pesetas? Eso no es nada, si hoy cualquier ciudadano de a pie lo gana, asi que a doblar la cifra porque ya no le llega, aunque para conseguirlo se lleve por delante la ilusion , y la vida de mucha gente y si son sus paisanos mejor. Será eso lo que le pasa a Nacho? Pero sepa tambien Señor Sánchez Galan, que no solo rompen la tierra y arrancan sus encinas,sino que tambien han roto la convivencia de sus gentes, familias que ya ni se miran y amistades rotas.porque? Por la falta de respeto entre unas y otras opiniones. Porque el dinero lo corrompe todo.luchemos por nuestro Campo CHARRO , sin radioactividad con nuestras encinas la ganadería y sus gentes .NO A LA MINA.

  5. Que a los ambiciosos no les importe los demás, normal. Que don José Ignacio hace mucho que dejo de ser Nacho, frecuente.
    Que en una universidad no se encuentren técnicos cualificados, preocupante. Que esa misma universidad calle ante esta barbaridad, para echarlos a todos. La rana sentirá vergüenza de estar en su fachada, Unamuno no hubiera guardado silencio

  6. como puede ser que “alguien” que ha vivido y disfrutado el campo charro este apoyando este proyecto para enriquecerse unos cuantos y arruinar a miles. Este personaje alguna vez se ha puesto a pensar de dónde desciende? No creo que sus padres, abuelos y tatarabuelos estén muy contentos con lo que está haciendo.Ah claro ! Si hay pasta por medio que importan las raices⁉️

  7. Hay que ser hipocritica‼️este señor y Iberdrola por un lado apoyan una mina de uranio y después en las redes sociales presuman de energías renovables. Este país tiene demasiadas puertas giratorias. A ver si pronto se atasca la puerta y deja de girar y tod@s las ranas de este país se vayan a vivir a la charca de la mina.SI A LA VIDA, NO A LA MINA.

  8. La voracidad del capital no conoce límites: destruye lo más auténtico que tenemos, ensucia la tierra y destruye la vida. Nada bueno se puede esperar de este proyecto. A ver si se impone el sentido común.

  9. …seguro que nuestros mayores se referían a los causantes de esta situación como ¡qué zacatanes”, y con esta palabra inexistente resumirían el absurdo de tanta falta de razón.

  10. “Nacho” es insensible, claro que lo es, pero más insensibles son las autoridades de la Junta de Castilla y León. Me espanta pensar en los daños que van a causar y todo ello ante la impasibilidad de aquellos a quienes se eligió para que cuiden de nuestra tierra…

  11. Teneis lo que os mereceis,mucho tiempo estuve por esas tierras y se como son sus gentes,(lo jodido es que el planeta es de todos), y para muestra el perro de iberdrola.

  12. Sin menos preciar el artículo porque lo que dice son verdades y el señor Joaquín Mayordomo escribe muy bien y no es el único artículo que ha hecho contra la mina, he de decir que tampoco se entera o no quiere enterarse que hay otros colectivos luchando contra el proyecto nuclear de Retortillo. Y que hemos estado durante tres semanas seguidas en abril haciendo piquetes a la puerta de la distribuidora oficial de Iberdrola en Salamanca, al principio de Canalejas junto a la Alamedilla, denunciando no solo lo que dice Joaquín sino esa vergonzante campaña que dice “juntos contra el cáncer” en la que la asociación que lucha contra esta enfermedad se unió a IberTrola. Nada más decir que a parte de la plataforma StopUranio también existe Salamanca Antinuclear que pasa por ser un colectivo sin ánimo de réditos políticos, que no trabaja ni le hace campaña electoral a ninguno, y sí, ahí hemos hemos estado solos frente a la Junta de Castilla y León presionando a la junta territorial para que no cambien el uso del suelo, mientras tanto siguen cortando encinas gracias a una jueza que le ha dado el visto bueno, como si eso no fuera un crimen por muy legal que sea. Y también fuimos solos a la puerta de la diputación de Salamanca, donde hubo un pleno la semana pasada para decidir si la mina y su cementerio nuclear serán un bien de interés público y salió que sí porque el PP que tiene mayoría absoluta votó a favor y ganó por un voto frente al resto de partidos políticos que votaron que no, y eso fue gracias a nuestro trabajo de calle y las cartas que le hemos hecho llegar en mano a los sindicatos y partidos… y así una larga lista de trabajo que llevamos haciendo desde noviembre del año pasado. Algunos de ese colectivo como mi padre que nació en Retortillo y jugó entre las encinas que hoy se cortan sin compasión y yo qué he recorrido con mis abuelos esa dehesa y tengo recuerdos propios no vamos a olvidar jamás lo que están haciendo con nuestro pueblo y su bosque, que no es otra cosa que cortarlo de raíz; a las encinas sin permiso, ¿para qué? total no hablan por lo que tampoco pueden votar o quejarse, y las familias rotas y cortadas en trocitos con la motosierra del dinero que ha dividido en dos a mi familia, los que trabajan para Berkeley los que… «no queremos el bien común ni el futuro, ni amamos tampoco a nuestro pueblo». Así nos califican a mi padre y a mí nuestro tío cuando nos vemos en el único bar que queda en el pueblo.

    Un saludo antinuclear.

    1. Salvador, lo primero quiero darte las gracias por tu comentario. Y lo segundo: ¡Cómo no voy a estar enterado de que Salamanca Antinuclear está luchando a brazo partido contra la mina de uranio de Retortillo! No sólo me entero, sino que lo celebro. Y cada vez que veo una convocatoria vuestra o la información sobre los actos que realizáis contra esta barbarie, me emociono. Pero el que no os cite en mi “Carta abierta al presidente de Iberdrola”, no significa que no existáis, ¿verdad? No es un artículo para enumerar personas o grupos que están en contra de la mina de uranio. Tampoco cito a Ganemos Salamanca o a Los Verdes o… Así que, si me lo permites y dicho con todo el cariño del mundo “no te me pongas celosillo”. De verdad, ¡no sabes cuanto me emociono cuando veo que estáis ahí los antinucleares de verdad!
      Sigamos pues luchando juntos; difundamos el conflicto hasta los confines del mundo porque la RAZÓN nos asiste frente a la barbarie de quienes piensan solamente en amasar más dinero.
      Porque es difícil entender que un bosque mediterráneo vaya a ser arrasado solamente para satisfacer la avaricia de unos pocos. Un saludo.

      1. .Conoci a tu abuelo paterno, también a tu padre, que le diría al Sr Presidente de Iberdrola exactamente lo que tan sinceramente transmites a través de tu brillante pluma.
        También conozco desde su cuna a Nacho, hoy Don José Ignacio Sánchez Galán, PRESIDENTE DE IBERDROLA.
        Me queda la esperanza de que charros con arrojo, que todavía quedan, con ayuda de ciudadanos/nas solidarios/as, responsables y sensatos/as lograremos para la irreversible atrocidad que nos amenaza.

  13. Conoci a tu abuelo paterno, también a tu padre, que le diría al Sr. Presidente de Iberdrola exactamente lo que tan sinceramente transmites a través de tu brillante pluma.
    También conozco desde su cuna a Nacho, hoy Don José Ignacio Sánchez Galán, PRESIDENTE DE IBERDROLA.
    Me queda la esperanza de que charros con arrojo, que todavía quedan, con ayuda de ciudadonos/as solidarios/as, responsables y sensatos/as lograremos parar la irrecersible atrocidad que nos amenaza.Eletensr

  14. Las encinas no son como nuestros hijos, son como nuestros padres y ya estaban ahi antes que nosotros. No puede haber ley que permita esta barbaridad. Berkeley viene a esquilmar nuestra tierra y ha comprado voluntades desde Retortillo hasta Bruselas. Las encinas no son nuestras y la tierra no nos pertenece. Tenemos el privilegio de cuidarlas como hicieron generaciones de nuestros mayores. No podemos consentir que se interrumpa esta cadena. Estamos hablando del derecho de nuestra tierra y del derecho de nuestros hijos. Encinas si. Uranio no.

  15. !!!! 30.000 encinas , muchas centenaria ¡!!!!!! Y que van a replantar . .. Si replantar ya pueden …pero salir adelante ninguna , dejarán un erial .
    Tengo una parcela de 7 hectáreas a unos 50 km en línea recta , llevo 4 años replantando con árboles , encinas , robles y alcornoques , más de 1000 y no he conseguido nada . Por favor que no nos engañen , el equilibrio del campo charro , del encinar está en juego . Que no nos engañen con eso de replantar
    Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *