La aventura del Transiberiano

El título da nombre a mi reportaje de hoy en El Viajero, suplemento del periódico El País. Como todos los viajes, también este admite múltiples miradas. Cada viajero luego hablará de la suya. Y no solo eso, sino que cuando un viajero se detiene a admirar un detalle, por su lado pasan otras personas que ni siquiera se fijan. Así son los viajes, una experiencia personal, interior, que “debería hacernos prudentes”, apunta con tino un amigo. Y yo añado, además, que viajar debería servinos para comprender mejor a los otros y lo que ocurre a nuestro alrededor: desde aprender a relativizar las creencias propias y ajenas, que algunos practican de forma excluyente, a darle el justo valor a las emociones; no hacer de ellas el leitmotiv de la vida.
En fin, de mi experiencia Transmongoliana (variante del Transiberiano en su camino a Mongolia) es de lo que escribo hoy aquí.

Reportaje publicado en El País

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *