1. A la sombra de un fresno… ¡Aquel sueño!

Al principio fue un sueño…/ Foto J. Mayordomo.

En aquel tiempo de turbación adolescente, cuando el amor se manifesta en sarpullidos o en un campo de granos en la cara, en una enajenación constante, permanente, que te obliga a huir del mundo y refugiarte en sus confines, lejos de cualquier vestigio humano, yo iba entonces a esconderme entre las páginas de un libro a la vera del río Yeltes, en mi amado Perniculás. Los lIbros eran el único tren posible para huir de la congoja que aquel amor convocado en cada sueño, sin esperanza de ser correspondido ni explicado, me invadía cada tarde de verano, cuando el rachisol y los ardores de la siesta empujan a los corazones solitarios al suicidio. Como cualquier pájaro herido enredado en el zarzal, asfixiado, yo buscaba desenredarme de la telaraña del amor y reconciliarme con la vida en la frescura del caozo, a la sombra de los fresnos.

Allí, en aquel rincón secreto, en la misma orilla del piélago, devoré a Emilio Salgari, Julio Verne, Fedor Dostoyevski, decenas de autores más, que me transportaron más allá de las nubes, al reino de lo inimaginable, donde todo era posible.
Pero fue Miguel Strogoff, ahora no sabría decir por qué, el que me embarcó en aquel viaje a través de las estepas, enredándome para siempre en el deseo de viajar hasta allí. Más tarde me enteré que había un tren “transiberiano” y ya no pude decir que no a ese anhelo.
Apunté este viaje entre los prioritarios… Pero nunca tenía vientos favorables como para emprenderlo. Hasta que hace un año, en la Alameda de Sevilla, un amigo, en torno a un café, me propuso emprender la aventura. Y aquí estamos. A punto de tomar el avión para… ¡por fin!, ¡por fin! hacer realidad otro de los sueños que en la vida nos alimentan.
Allá vamos…

4 comentarios Añade el tuyo
  1. Pues me alegro que hayas encontrado el amor y puedas emprender con ella, nuestra querida Charo el viaje soñado en tu adolescencia… Que disfrutéis.

    No

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *