Por un puñado de migas y otros animales

A los montañeros el ruido les asusta; y más las aglomeraciones. Por eso, quizá, el último sábado solo ocho correkas acudimos a la cita. Nos lo tomamos con humor; y aún temiendo lo que podía suceder en la excursión programada en la sierra de Aracena, nos fuimos para allá. Más que un día de montaña…

Seguir leyendo

Lo que queda de ‘la Nueve’

Primero fue el caos; el nubarrón que perturba a este grupo de amigos, y que le persigue como si fuese la peste o una maldición. Luego comenzamos a subir sin pararnos, sin concedernos descanso en ese deseo de ahuyentar el mal fario; trepábamos. Habíamos partido desde el sendero que nace al lado del cementerio de…

Seguir leyendo

Fabi, el perro enamorado

Me llamo Fabi y soy un perro. Cada sábado salgo al monte por las sierras de Aracena, Grazalema, Ronda…, donde se tercie, que nunca se sabe cómo pueden acabar las excursiones que programa esta gente del club de los Correkas, a las que mi dueño Aurelio me lleva. Siempre hay un circuito previsto, un camino…

Seguir leyendo

Paleta de colores en el valle del Genal

El sábado, 24 de noviembre de 2018, algunos viajeros curiosos nos acercamos al valle del Genal, en la provincia de Málaga, tierras de Andalucía, para celebrar la orgía de colores que en otoño ofrece este paraje. Los castaños, avisados por los diosos que íbamos, se habían vestido de gala para recibirnos. Un arco iris de…

Seguir leyendo

En un día de invierno

Llovía a cántaros. Mi padre me había llevado con él para que le hiciese caraba mientras cuidaba las vacas. Entonces no había alambradas por todas partes como ahora; solo los terratenientes podían permitirse cerrar sus fincas con tapias de piedra. Llovía a cántaros. La tarde moría y nosotros estábamos en el valle que hay al…

Seguir leyendo

El camino que hablaba de la amistad y los sueños

 Suelo acordarme de los sueños y, esta mañana,  al despertar, en mi cabeza bullía este cuento: Un grupo de correkas –no me preguntéis quiénes, no sabría deciros– tratábamos de venderle a un tal Francisco, el Pajarero (tampoco sé quien era, solo recuerdo que estaba rodeado de pájaros) una pila de cajas de chirimoyas, algunas castañas,…

Seguir leyendo

Bailando sobre las alambradas

Fue como un juego al principio. Éramos 25; cinco venían por primera vez. A ver por dónde cruzamos el arroyo del Cupil… ¿Por aquí? No, por allí… No, no, por este otro lado… Parecíamos una reata de hormigas perdidas en medio de la broza de la huerta intentando encontrar el viejo camino que nos llevase…

Seguir leyendo

Sinfonía de Otoño en Tierra de Nadie

Cuando el viajero deja la A-62 en la Fuente de San Esteban y se adentra por la carretera provincial SA-325 en su habitual viaje al Oeste, siempre tiene la sensación de haber llegado al país del olvido, un lugar en el que la naturaleza ha recuperado la armonía primigenia -aquella que tuvo cuando el origen…

Seguir leyendo